Un dios en construcción – Marshall McLuhan y Kevin Kelly

Publicado el día

Esta charla de Kevin Kelly es una rápida y breve descripción del fenómeno descrito por Marshall McLuhan de cómo hemos exteriorizado nuestro sistema nervioso central y cómo ahora la red es el sistema nervioso del planeta y cómo va articulándose hasta el momento no lejano (se calcula que para el 2040 o 2045) en que funcione como un gran cerebro del que los seres humanos individuales formaríamos parte a manera de células o neuronas. Desde que tuvo lugar la conferencia han pasado alrededor de 2000 días, ni la mitad de los otros 5000 que el señor Kevin Kelly marcaba como horizonte. Sin embargo, la mayoría de las cosas que expresa en futuro son ya una realidad.
No coincido con él en algunas cosas. En primer lugar no comparto su entusiasmo. Este proyecto es un proyecto extremadamente totalitario, articulado en torno a grandes empresas (Google principalmente, pero no sólo) que son por esencia organismos de poder no democráticos. Empresas que exigen de nosotros una total transparencia pero que en sí mismas son de una opacidad terrorífica.
No creo tampoco en eso que el llama el “inverso de McLuhan“. Las citas que encabezan este post dejan bien claro que en el pensamiento de Marshall McLuhan se haya ya esta inversión:
“Al abrazar constantemente tecnologías, nos relacionamos con ellas como servomecanismos. Por ello, para poder utilizarlas, debemos servir a esos objetos, a esas extensiones de nosotros mismos, como dioses o religiones menores. “
La alegría con la que el señor Kevin Kelly asume la condición de los seres humanos como meros servomecanismos de esta entidad global es más que preocupante. Yo creo en la máxima kantiana:

El hombre y, en general, todo ser racional, existe como fin en sí mismo, no sólo como medio para el uso arbitrario de esta o aquella voluntad; en todas sus acciones -no sólo las dirigidas a sí mismo, sino las dirigidas a los demás seres racionales- debe ser considerado siempre al mismo tiempo como fin.

Kant, Immanuel: Fundamentación de la Metafísica de las Costumbres

Tampoco estoy muy seguro de que semejante entidad no llegue a ser de alguna manera autoconsciente y, en todo caso, alguna forma de personalidad va a tener, de la misma manera que las sociedades anónimas tienen personalidad jurídica y están, por tanto, como sujetos de derecho, sometidas también a obligaciones. Creo que es necesario elaborar tanto una ética como una legislación para afrontar esto que el señor Kevin Kelly anuncia y pregona cual profeta meta-testamentario. Y debería estudiarse la manera de incluir estos principios éticos en la programación de este nuevo dios que están fabricándonos. A los dioses tradicionales no había manera de imponerles límites ni controles, y solo quedaba el recurso de no aceptar los que ellos (o determinadas personas en nombre ellos) querían imponernos a los demás. Con éste que se supone que está todavía en el taller de ensamblado, parece que aún podríamos tener alguna oportunidad de enseñarle cual es realmente su lugar. Más que nada para que sea servidor de toda la humanidad y no solo de unos pocos privilegiados.


Con la llegada de la tecnología eléctrica, el hombre extendió, o instaló fuera de sí mismo, un vivo retrato del sistema nervioso central. Y lo es hasta el punto de que es un desarrollo que sugiere una autoamputación desesperada y suicida, como si el sistema nervioso central ya no pudiese depender de los órganos físicos como amortiguadores contra las piedras y flechas de un mecanismo ultrajador. Bien podría ser que las sucesivas mecanizaciones de los diversos órganos físicos desde la invención de la imprenta hubieran producido una experiencia social demasiado violenta y estimulada para que la pudiera soportar el sistema nervioso central…
… Al abrazar constantemente tecnologías, nos relacionamos con ellas como servomecanismos. Por ello, para poder utilizarlas, debemos servir a esos objetos, a esas extensiones de nosotros mismos, como dioses o religiones menores. Un indio americano es el servomecanismo de su canoa, como el vaquero es el servomecanismo de su caballo, y el ejecutivo, el de su reloj…
… El hombre se convierte, por decirlo así, en los órganos sexuales del mundo de la máquina, como la abeja lo es en el mundo vegetal, y ello le permite fecundar y originar formas nuevas. El mundo de la máquina corresponde al amor del hombre cumpliendo sus deseos, es decir, proporcionándole riqueza…

Marshall McLuhan:
Extractos de “El amante de juguete (Narciso como Narcosis)” en “Comprender los medios de comunicación“.

<strong>Kevin Kelly</strong> sobre los próximos 5000 días de la web (subtitulado en todos los idiomas)
Kevin Kelly sobre los próximos 5000 días de la web (subtitulado en todos los idiomas)

Deja un comentario

Luis Bartolessi

lbartolessi

Luis  Bartolessi

Me gano la vida desarrollando webs en Java, PHP, javascript, o tocando el saxofón, según vengan las cosas. Me interesan la filosofía, los medios de comunicación, la antropología, la tecnopolítica. Leo mucho Lacán, Zyzek, Foucault, Evguen Mozorov, Carola Frediani, Duccio Canestrini, Silvia Federici, Mohsin Hamid, Amin Maalouf, Yourcenal, Wittgenstein, etc, etc...

Perfiles de redes sociales


https://bartolessi.org

A %d blogueros les gusta esto:
?>