Morir será mirar…

Publicado el día
Sonetos

Morir será mirar eternamente a través de la lluvia una ribera y ver que todavía nos espera en la orilla contraria nuestra gente. Morir será querer de la corriente atravesar la húmeda frontera y no hallar para hacerlo la manera, rota la barca y derruido el puente. Morir será arrojarse de cabeza en estas frías […]

No ver, no desear…

Publicado el día
Sonetos

No ver, no desear, no haber nacido, no acordarse de nadie ni de nada, no tener ni camino ni morada, no conocer y no ser conocido, acostumbrarse al odio y al ladrido lejano de los perros, a que nada nos sirva de refugio o de coartada, a que el ansia mayor sea el olvido, no […]

Aquí pacen las olas…

Publicado el día
Sonetos

Aquí pacen las olas sal y arena. ¿Dónde estará el pastor de este ganado? ¿se habrá de sus ovejas olvidado y vagará detrás de las ajenas? ¿Hará sonar de nuevo ronca avena, ahora que el tiempo está casi acabado, o escuchará en silencio y desarmado el canto de cristal de las sirenas? Sobre su cuerpo […]

Guarda silencio…

Publicado el día
Sonetos

Guarda silencio, tórtola indiscreta, y el rumoroso arrullo interrumpido contén dentro del pecho, vuelve al nido antes de que te alcance mi escopeta. Cese el latir, la sangre no acometa más en las venas, quede en el olvido, corazón charlatán, tu sordo ruido de monótona y triste pandereta. Cesa, céfiro blando, soplo y pluma y […]

Alejarse…

Publicado el día
Sonetos

Alejarse por un dorado y lento declinar de crepúsculos natales, dormir como la miel de los panales en un otoño eterno y soñoliento. Llegar al mar, caer como un fragmento de sal en silenciosos arenales, arder con las resinas rituales, compartir las cenizas con el viento. Rotos ya rostro y voz, bajo la tierra continuar […]

Vendrá la luz…

Publicado el día
Sonetos

Vendrá la luz del óxido y la herrumbre. El persistente musgo, el liquen lento que transforma la carne es nacimiento entre húmedas cenizas de más lumbre. Este cuerpo se irá con sus costumbres rodando la pendiente del momento, este cuerpo, que ha sido mi contento una vez, y cien mil mi pesadumbre. Quedará el alma […]

Si fueran vida y muerte…

Publicado el día
Sonetos

Si fueran vida y muerte un mismo aliento por la rosa y el hueso compartido y lo que yace de la edad vencido volviera a florecer; si el movimiento de tan salvaje mar en un latido pudiera introducirse como el viento en los tubos de un órgano o el lento madurar de la miel en […]

Es la desolación…

Publicado el día
Sonetos

Es la desolación de la locura, es el paisaje que al durar perece, es en la rama el fruto que se mece y cae sin remisión cuando madura. Es un juego de espejos, impostura que huyendo de la luz desaparece y deja de reflejos y de peces vacío el cauce que fluyendo dura. Tibia memoria […]

A la antigua raíz…

Publicado el día
Sonetos

A la antigua raíz, que yo creía desenterrada ya, mi tallo debe la savia que le anima y que le mueve a perseguir creciendo su agonía. De esa amarga raíz que se escondía bajo el lívido lienzo de la nieve mi tallo trepador un jugo bebe más espeso y más frío cada día. Dulce gravitará, […]

Eres en mi memoria…

Publicado el día
Sonetos

Eres en mi memoria leve espuma, superficial imitación de nieve, río que ni se para ni se mueve, número que a otros números se suma. Eres el perro oído entre la bruma, el despertar del musgo cuando llueve, agua dormida que mi lengua bebe para que el dulce olvido me consuma. Paloma estremecida por el […]

Durmió, ya sin fragancia…

Publicado el día
Sonetos

Durmió, ya sin fragancia, al fin desnudo de los aromas que le habían herido, los azahares puestos en olvido, cercenado el albor del jazmín mudo. Sueño velado por el más ceñudo heraldo en cuya vara florecido latió de los lebreles el ladrido que al jabalí condujo al dardo agudo. Fuera o no fuera en esto […]

Y fué la escarcha…

Publicado el día
Sonetos

Y fué la escarcha, el limo del invierno la útil desolación que alimentaba golpe a golpe y aldaba sobre aldaba mis latidos de amante subalterno. Fue el olvido del alba y el moderno ejercicio del arco sin aljaba y tu materia todavía esclava del clamor cinegético del cuerno. Como Diana ágil todavía vas fatigando tu […]

?>